Ruta del cacao al chocolate De Tapijulapa a Finca Cholula

Tabasco sabe a chocolate, quizá se deba a que aquí se cosecha el 75 por ciento de la producción nacional. Es considerado desde tiempos prehispánicos como un verdadero tesoro: el cacao, una joya que crece a la sombra de los “árboles madre”.

Vilahermosa
También conocida como “la esmeralda del sureste”, en Villahermosa se deja sentir el aroma que anticipa las delicias del cacao. Al ser la capital del estado está repleta de cafecitos y establecimientos en los que se puede degustar un chocolate de agua para abrir boca. El recorrido obligado es por la Zona Luz, que se ubica en el centro histórico de la ciudad y donde se percibe ese sabor tan especial de la época colonial. Aconsejamos visitar el Templo de la Concepción, de estilo gótico, las galerías de arte Tabasco y el Jaguar Despertado.

Museo Interactivo del Chocolate
Creación del chef Armando Muñoz, DRUPA, el Museo Interactivo del Chocolate, es mucho más que eso, es un lugar donde se vive y se comparte la cocina y la tradición del cacao. La experiencia se divide en tres áreas, la primera se llama “Quibé”, en la cual se visitan los plantíos de cacao, se aprende acerca de su crecimiento y cuidado. La segunda etapa: “Kcho” ocurre en una casa típica de la región en donde se aprende a identificar las texturas y aromas del cacao y chocolate. En la cocina de la casa, adaptada como sala de molienda y tostado, se ve la transformación del cacao a chocolate. La última etapa es DUA, en la cual se
degusta el producto final. 

Comalcalco

El sitio arqueológico de Comalcalco es imperdible, pues no solo es el más importante de Tabasco, es también la ciudad maya más occidental. Se caracteriza por sus espléndidas construcciones edificadas a base de ladrillo cocido.

Hacienda La Luz
El bulevar Ingeniero Leandro Rovirosa Wade, conocido antiguamente como Barranco Occidental, y que actualmente forma parte del centro de la ciudad resguarda la imponente
Hacienda La Luz, mejor conocida como Hacienda Wolter, en memoria del doctor Otto
Wolter Hayer, inmigrante alemán que la con virtió en una de las primeras haciendas que
industrializaron el cacao para fabricar el chocolate de la famosa región de La
Chontalpa tabasqueña. En este lugar se puede aprender la historia del cacao, sus periodos de cosecha, procedimientos de cultivo, cuidados y aprovechamiento, así como el proceso para fabricar chocolate. Su taller de Hacienda La Luz forma parte del museo vivo, pues está habitado por jarras, molinillos, metates, todos provenientes de casas de la región y con una historia propia.

Cocina Chontal
Es mucho más que un restaurante, es una cocina de rancho en donde se degustan platillos como el pejelagarto en verde, el recado chontal, el horneado, las enchiladas de carne picada al machete. Está diseñada para quien aprecia la verdadera cocina tradicional: todos los utensilios tienen las huellas del uso constante y reciente. El recinto está construido sobre una casa en ruinas que fue desmontada por las propias manos de la dueña; es un imperdible para los amantes de la cocina maya ancestral.

Finca Cholula
Más que una finca es todo un proyecto de agroturismo creado por tabasqueños de corazón. Es un lugar para observar la fauna, las plantaciones de cacao y comer como nunca antes. Guiso de calabacitas con camarón y empanadas ahogadas en caldillo, por ejemplo.
También aquí se encuentra la fábrica de productos “El Chontal”, el vivero de plantas regionales y una tienda de artesanías.